jueves, 31 de julio de 2014

De andar, ando.


Anoche el joven mezcal sedujo a la que era...
una muchacha en pijama ligera que hacía análisis veloz de sus preocupaciones.
Ella, la muchacha, se precipitó en el vaso mientras el sabor ahumado trepaba por el paladar hasta la barriga.
12:30 
y la cama la recibió con la dulzura del amante... resopló en su oído aquella nana prohibida.
Ella se dejó hacer hasta el desmayo.

---------------------------------------------
-Cafecito?
-Si, por favor.



jueves, 24 de julio de 2014

A single man ♥



A few times in my life I've had
moments of absolute clarity.

When for a few brief seconds...
...the silence drowns out the noise...
...and I can feel rather than think.

And things seem so sharp...

And the world seems so fresh...
...as though it had alljust come into existence.

I can never make these moments last.

I cling to them...

...but like everything they fade.

I've lived my live on these moments.

They pull me back to the present...

...and I realize that everything is exactly the way it was meant to be.


And just like that it came.

*******************************************

Absoluto revuelco en mi corazón. ¡Cuanta belleza!
Marfila-Bereniza

jueves, 17 de julio de 2014

La Papessa


El cuerpo va sabiendo de qué lado masca la iguana.... 
mi cabeza también.

 Al correr de los días, las semanas, algo se acerca.
Soy apaga fuegos. Soy enfermera y cirujana. Mi cotidianidad está en alerta.
Mi condición es óptima, pero transita algo más: la edad. No, no hay que malentender. Mis 41 son bien, son un agasajo: están de lujo. Es el largometraje. El haber transitado así, como lo he hecho, a traspiés pero con arrojo. Prensando el cinturón y el aliento. He marchado en la guerra: pesa la armadura, el escudo y la espada. Los brazos se desgranan.


Hoy aspiro cargar solo un cáliz, una bota de vino, un pañuelo blanco, un cetro de maga.
Los músculos están pesarosos, las ampollas y moretes en recuperación.
¿Qué pasa en mi cabeza? Un entre-sueño dominante la entumece, le susurra que duerma un poco más, solo un poco más….
El juicio ha madurado, se educa, se hace flexible, mientras el amor descansa, se mira bonachón y bien alimentado.
¿De qué viene el futuro? ¿A dónde van mis ojos?
La Sacerdotisa está sentada empollando un huevo.
Declinar, no es opción.



lunes, 14 de julio de 2014

viernes, 11 de julio de 2014

Un tantito de vanidad...

Zapatitos de baile...
Nunca deben ser usados para caminar,
Las consecuencias: ampollas-gordas que deberán ser reventadas con inmaculado tacto, instrumentos desinfectados, gasas, pomada analgésica y mucho valor.

El querer andar bonita con vestido y zapatillas, no me ha funcionado en día de calle laboral. Sin embargo, el deleite de Reforma, sus árboles, siluetas y alturas, me dejó contonear con bravura la que fui ayer. 
Arriba hubo un cielo firme: el aire al compás de mis resoples, los cabellos ganduleando... 
Debo asentir claramente, que me gustó el guiño, las sonrisas y las miradas largas al pasar.



martes, 8 de julio de 2014

La inconsciencia...



El estadazo en el que nos dejan algunos vicios sabrosos, 
ya es de pensarse.

La gracia de cocinar, de preparar suntuosamente los platillos que agasajaran a invitados, amigos y familia... un preludio a la demostración del amor, de la complicidad, del etéreo estar.

Comprobado que si uno trae demonios encima, suele tirar los tragos, volverse quejicas, llorar y reírse de la desgracia propia y claro, ajena. Si en cambio, hay alegría desmedida, pues a descalzarse, mover el bote, apretujar manos, caderas y canciones. Si hay serenidad, esa que se cae de buena, que se apelmaza en el espíritu, y nos permite un destello generoso en la orilla de los labios, en el contorno de los ojos....

Hay estados predecibles, sobrecogedores, inhibidos y exhibicionistas... solo hay que pasearse por los excesos y dejarse aflorar....

En los míos solo puedo infringir, que si me gana el vino, es como un noqueo de tres bofetones en el rostro y el desmayo inmediato en la cama, sillón, sofá o lo que se deje acurrucar.

La bendita situación de ser solo madre de dos gatos que siendo tan humanos casi se atienden solos.

Las resacas no son tan terríficas, mientras el corazón y la cabeza permanezcan en modus zen. Al paso de las horas iremos recuperando la movilidad, el apetito y las agallas para permanecer de pié por más de 15 minutos. 

Mi trastorno es bien conocido como alcoholismo social. Ese que me ataca cuando me da la sed, y me transformo en jinete apocalíptico de la uva, piratilla inagotable de la beberecua y sus secretos más codiciados.