viernes, 28 de febrero de 2014

Letanía.

Tener un colguije como amuleto.
Pata de conejo, lámpara de Aladino, monedas de I Ching, diente de león, escarabajo con rubíes, polvo de hada, galleta de la fortuna, margarita blanca, zapatillas rojas, baraja de Marsella, caracol prehistórico, pincho de rueca, nariz de Hechizada, pastilla feliz, atrapa-sueños, reloj de arena, alas de mariposa, cometa Halley, aurora boreal o lluvia de estrellas…
Que zanje laberintos, violente cerrojos, lime trancas, cincele puertas, tueste tristezas, mine muros, hurte quimeras, cocine, pero  sobre todo que abra mi Acantilado.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

yo poseeo una piedra morada regalo de uno de mis primeros amores. es mi amuleto.

Rubencinsky.

Mar enfilo dijo...

Pues pareceré ostentosa, pero tengo por lo menos una docena de amuletos. Me gusta nombrarlos en secreto y darles un poder específico. La magia funciona.