viernes, 11 de julio de 2014

Un tantito de vanidad...

Zapatitos de baile...
Nunca deben ser usados para caminar,
Las consecuencias: ampollas-gordas que deberán ser reventadas con inmaculado tacto, instrumentos desinfectados, gasas, pomada analgésica y mucho valor.

El querer andar bonita con vestido y zapatillas, no me ha funcionado en día de calle laboral. Sin embargo, el deleite de Reforma, sus árboles, siluetas y alturas, me dejó contonear con bravura la que fui ayer. 
Arriba hubo un cielo firme: el aire al compás de mis resoples, los cabellos ganduleando... 
Debo asentir claramente, que me gustó el guiño, las sonrisas y las miradas largas al pasar.



2 comentarios:

Daniel Mendez dijo...

Mar, con tu texto me has hecho recordar esta canción, que espero te sirva de inspiración para usar calzado más cómodo:

https://www.youtube.com/watch?v=SbyAZQ45uww

Saludos.

Mar enfilo dijo...

Jejejeje!! Dano! me encantas =D siempre tan certero, eh? todo el fin de semana anduve con semichanclas, el día de hoy soy la nueva.