miércoles, 6 de agosto de 2014

Mar filo...

Descubriendo el sueño, me has soñado...
Entremetiendo bordes pulposos,
Ciénagas de farolas, tactos, pulidas lenguas…
Distante donde la luz se enrojece, no hubo dicciones:
Erupción alegre del guiño cómplice…
Ahí, nos es fácil ser del otro,
Explicarnos, llamarnos, forjarnos…
Cantando el sueño, nos he soñado…
En el intacto apetito
     De ser los que somos, cuando somos.

2 comentarios:

Juan BURGAÑA dijo...

en poco mas de unos segundos de lectura,cuanto hay para pensar,dulce,sincero,directo,mucho don de reflexionar,mucho que pensar.Precioso texto con recuerdo de perfume pequeño y con fragancia que perdura.Asi me parecio tu texto fragacia que perdura y deja recuerdo.juan

Mar enfilo dijo...

Será un aroma de gardenias?

Así lo creo.

Muxus.